Sin salud mental, no hay salud

“El estado de tu vida no es más que un reflejo del estado de tu mente” Wayne Dyer.

Flavio Humberto Bernal Quezada

Hoy en día habrá que reflexionar sobre la importancia de la salud mental, un individuo sano es aquel que presenta un buen equilibrio entre su cuerpo y su mente, encontrándose bien ajustado a su entorno físico y social, reconoce sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente y es capaz de contribuir al bienestar de la sociedad.

A través del ciclo de vida, las personas se tienen que adaptar con frecuencia a las diversas vicisitudes en las diferentes etapas de la vida, por lo tanto, el grado de capacidad de adaptación es un factor clave para la salud mental así como el desarrollo de una mayor tolerancia a las frustraciones.

Todo individuo desde que nace hasta que muere es influido en su desarrollo mental por factores de tipo biológico, familiar y en un sentido más amplio se incluye lo social y lo comunitario, estos factores se les conoce como factores protectores y factores de riesgo. La salud o la enfermedad mental pueden iniciar desde la misma concepción y durante el embarazo, dependiendo desde la salud emocional de la madre y posteriormente del ambiente familiar, el ambiente escolar con énfasis en la relación con sus padres y en la vida adulta con los factores laborales, económicos, entre otros.

Los factores protectores, que influyen favorablemente en la salud mental de las personas, tienen que ver con una alimentación adecuada, cercanía o apego con la familia, tener logros escolares, habilidades en la resolución de problemas, creencias morales, valores y autoestima; los relacionados con la familia como son los padres que proveen cuidado y ayuda, armonía familiar, familia segura y estable, normas y moral sólidas en la familia, comunicación afectiva y donde se permite la expresión emocional; los factores escolares como son sentimiento de pertenencia, clima escolar positivo, reconocimiento de logros; sobre los factores sociales influyen, tener relación cercana con una persona significativa, oferta de oportunidades en momentos críticos o en cambio importantes, seguridad económica, buena salud, acceso al mercado laboral y vivienda digna.

Por otra parte los factores de riesgo pueden llevar con mayor facilidad a que una persona desarrolle un trastorno mental como: alteraciones genéticas, daño cerebral prenatal, enfermedad crónica, falta de armonía y/o violencia intrafamiliar, familia disfuncional, divorcio o separación de los padres, abuso de sustancias en los padres, disciplina inconsistente y rígida, bullying en las escuelas, deserción escolar, falta de expectativas, desventaja socioeconómica, discriminación social y cultural, violencia y criminalidad en la zona de vivienda, densidad de población y condiciones inadecuadas de la vivienda, así como aislamiento social y sociedad competitiva; también puede afectar el haber tenido eventos traumáticos en alguna etapa de la vida como abuso físico, sexual o emocional, muerte de algún familiar, padecer enfermedad física o discapacidad, desempleo o la inseguridad de empleo, pobreza e inseguridad económica, encarcelamiento, accidentes de trabajo, responsabilidad en el cuidado de un enfermo o discapacitado, guerra o desastres naturales.

Todos estos componentes pueden están fuertemente vinculados a los recientes acontecimientos en una escuela en la capital regiomontana y cobra más relevancia la necesidad de que la población tome conciencia de las repercusiones o impactos que tiene el no cuidar la salud mental en cualquier etapa de la vida.

La Delegación del ISSSTE consciente de su responsabilidad, contribuye al bienestar emocional de los derechohabientes a través de la función sustantiva de cuidar y preservar la salud mental y detectar de manera oportuna cualquier alteración en esta esfera, además de ofrecerles actividades lúdicas, eventos sociales, culturales y deportivos, ya que con estas acciones se promueve los hábitos de vida saludable que contribuyen al bienestar integral de nuestra población.

Delegado del ISSSTE en Jalisco

https://www.eloccidental.com.mx/columna/sin-salud-mental-no-hay-salud

One thought on “Sin salud mental, no hay salud”

  1. Psicólogos Chamberí says:

    Para nuestro caso consideramos que para tener una buena salud mental se debe sobre todo los siguientes factores , buena alimentacion, vida social activa y buen descanso , son las bases luego podemos agregar el resto de factores comentados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *